Para aquellos que no se les ocurre cómo empezar una oración por la paz, puede intentar la siguiente visualización aconfesional. Siéntase libre de adaptarla a sus creencias como mejor le parezca. Lo mejor de todo es sentarse, estar completamente quieto, respirando profunda y lentamente, enfocado al 100% con los ojos cerrados. Intente darle su completa atención por no menos de 15 minutos.

Concéntrese en una luz dorada que viene desde arriba

Descendiendo a su cuerpo

Llenándolo de luz y calor.

Deje que su corazón brote de amor

Hasta que sienta el calor

Resplandeciendo como un dínamo,

Brillando como una supernova.

Imagine energía irradiando hacia adelante desde su corazón

En un círculo de luz que se expande.

Deje que su luz crezca y abarque la habitación,

Su casa,

Su vecindario entero

Y toda la ciudad.

Permita que el amor penetre el espíritu de todos los que viven en Seattle.

Permita que los corazones estén en calma, pacientes y en paz.

Permita que todos actúen con sabiduría, consideración y compasión.

No permita que nadie le haga daño a nadie.

Permita que todas las interacciones sean harmoniosas.

Tratemos a todos como nos gustaría ser tratados.